Derecho de vía, garantía de financiamiento en infraestructura

  • feb. 8, 2017
  • Por: Xanath Lastiri
  • 0 comentarios
  • 428 lecturas
Archivado en: Financiamiento

El desconocimiento de las legislaciones, el impacto ambiental, los regímenes de propiedad, las condiciones de los núcleos agrarios y los amparos promovidos bajo un esquema de corrupción son riesgos que pueden frenar proyectos de infraestructura que impulsen al sector energético, coinciden analistas y especialistas en derecho de vía.

“Desarrollar un proyecto prácticamente con los ojos cerrados, el no conocer las áreas naturales protegidas, si hay vestigios arqueológicos sobre la zona o si existen conflictos entre los ejidos son algunos de los factores que pueden frenar un proyecto o complicarlo”, comentó a MXI, David Cerecedes, Director Jurídico de Grupo Alter, consultoría sobre derechos de vía.

En el marco del evento Energy México, el consultor explicó que permea un desconocimiento por parte de las empresas que se encargan de instalar infraestructura, sobre todo en aquella que se dedica a la explotación de hidrocarburos o a la generación eléctrica, por lo que recomendó a los desarrolladores conocer ampliamente las bases de licitación, realizar un estudio previo sobre las condiciones del predio y acercarse a expertos sobre derecho de vía y quedarse sólo con la opinión de las inmobiliarias.

“Lo que nosotros recomendamos es que tengan la mayor información posible que les permita hacer una planeación adecuada por si hay que hacer modificaciones al trazo se realicen con tiempo. También pueden requerirse medidas de mitigación que llegan a aminorar el impacto de la revocación de un proyecto. Hay mucho desconocimiento respecto  a la adquisición de tierra”, indicó.

Para Jesús Rodríguez Dávalos, Presidente de la Asociación Mexicana de Derechos de Vía (Addv) cualquier tipo de proyecto debe garantizar los derechos de las comunidades y de los particulares.

“Lo más importante es que los privados puedan desarrollar sus proyectos con seguridad jurídica. Hay que recordar que todos serán financiados, si uno no obtiene los permisos, si no cumple con todo el nuevo procedimiento legal que marca la ley, el financiamiento puede no darse y esa es la parte más importante a la que tenemos que llegar; esto es lo que tratamos de transmitir a todas las empresas que están trabajando en nuevos proyectos”, expresó.

Asimismo, recomendó a las empresas acercarse a los expertos que acompañan todo el proceso y cuentan con el conocimiento de las normatividades, que en el caso de proyectos del sector energético, están plasmadas en la Ley de Hidrocarburos. 

“La adquisición de tierras y los temas relacionados con impacto social no son los mismos en este país. No es lo mismo adquirir tierras en México que tierras en otras naciones”, explicó.

En ese sentido, amplió que incluso dentro del territorio mexicano las condiciones pueden cambiar debido a las legislaciones locales o incluso por los acuerdos entre ejidatarios.

AMPAROS, UN RIESGO PARA LA INVERSIÓN

Para los expertos, otro de los riesgos para el desarrollo de grandes obras recae en los amparos promovidos por las comunidades, los cuales, pueden provocar la suspensión de un proyecto y que, de no tratarse con un conocimiento amplio sobre la normatividad que corresponde llegan a provocar pérdidas millonarias, conflictos sociales y el freno del desarrollo de las regiones.

“La ley de amparo establece que en amparos indirectos se concederán de oficio y cuando se consideren actos que  puedan tener por efecto privar a los ejidos en sus derechos agrarios a los núcleos de población. Cualquier comunidad que presente un amparo puede pedir esta suspensión y los tribunales la conceden con base en una jurisprudencia”, explicó Juan O ' Gorman, socio de O'Gorman & hagerman .

El especialista comentó que el problema con esta figura es que a veces hay abogados o cargas políticas que tienden a viciar estos instrumentos, lo que promueve la corrupción y merma el desarrollo en muchos casos, por lo que se requieren nuevas reglas y mayor transparencia en cada uno de los procesos.

 “Todos vivimos en un solo país, compartimos el mismo territorio, tenemos que pasar por sus tierras y es mejor trabajar juntos”, aclaró.

GALERÍA DE IMÁGENES

Deja un comentario